gazebo del centro zen de puerto rico

Etiqueta en el zendo (Salón de contemplación)


Las reglas de etiqueta se aprenden con la práctica. No te preocupes demasiado con lo que hay que hacer. En caso de duda, imita a los demás.

Mantenemos silencio. En el zendo, solo los oficiales orientan, corrigen o ayudan a los estudiantes.

Al entrar al zendo ponemos las manos en gassho (palma con palma), entramos con el pie izquierdo primero, saludamos al zendo con una pequeña reverencia, y con las manos todavía en gassho, vamos a nuestro asiento. Mirando hacia el salón, saludamos otra vez, nos quitamos los zapatos, los ponemos debajo del tan (banquillo), y nos sentamos. Cuando entramos al zendo como parte del grupo, por ejemplo, cuando regresamos del kinjin (contemplación mientras caminamos), el Yikiyitsu saluda por el grupo y cada persona no tiene que saludar.

El zazen (contemplación sentada) comienza con tres campanazos. Tratamos de no movernos durante el zazen. No se permiten sonidos voluntarios durante el zazen, tales como carraspear, soplarse la nariz o respirar de forma ruidosa. El zazen termina con el sonido de un campanazo. Le sigue el kinjin, el cual comienza con el sonido de las maderas. Si suenan una sola vez, salimos a caminar. Si suenan dos veces será un kinjin de descanso dentro del zendo. En este último caso, nos podemos parar o sentar en el borde del tan, pero tratamos de no cambiar la posición que hayamos asumido. Si nos paramos, ponemos las manos sobre el pecho, la izquierda cubriendo la derecha.

El kinjin es el período entre un zazen y otro. Si las maderas suenan una sola vez, saludamos, nos ponemos los zapatos y nos paramos con las manos en gassho. Al oir las maderas nuevamente, saludamos otra vez, y con las manos en sassho, salimos de zendo, uno detrás del otro, en el mismo orden en que estabamos sentados.

El kinjin es un zendo en movimiento. Mantenemos la misma actitud contemplativa y tratamos de no distraer a los demás con ruidos o movimientos innecesarios. Mantenemos el paso igual que los demás, o sea, pie izquierdo con izquierdo y derecho con derecho, y caminamos cerca de la persona que nos precede.

Durante el kinjin podemos salir de la fila, haciendo un saludo en gassho a la persona que está detrás. Podemos ir al baño y volver inmediatamente al mismo sitio en la fila haciendo otro saludo en gassho a la persona que va a quedar detrás de uno. El kinjin termina cuando el Yikiyitsu suena las maderas una vez. Este sonido quiere decir que vamos a entrar al yendo. Al oirlo, ponemos las manos en gassho, entramos al zendo y nos quedamos frente a nuestro asiento cuando pasamos frente a él. Recuerden, no es necesario saludar al entrar porque el Yikiyitsu lo hará por todo el grupo.

El kinjin de descanso se avisa con dos sonidos de las maderas. Esto se hace por periodos breves antes del zazen formal o los cánticos, como sustituto al kinjin caminado, y durante el zazen.

Durante el kinjin de descanso nos mantenemos dentro del zendo. Podemos ponernos de pie con las manos en sassho, cambiar de posición y seguir el zazen o sentarnos en el borde del tan. Lo importante es que una vez asumamos una posición, la mantengamos durante todo el periodo de kinjin de descanso.

El kinjin de descanso termina con un sólo sonido de las maderas. En ese momento nos ponemos de pie con las manos en gassho y al sonar la campana saludamos y nos sentamos en zazen. Si estábamos en zazen no es necesario ponernos de pie. Podemos mantener la postura o saludar y cambiar la postura al oír la campana.

Los cánticos
Los cánticos de la mañana comienzan con el sonido del gong. En ese momento sacamos el libro de cánticos que se encuentra debajo del zabuton (cojín). Durante los cánticos de la mañana se canta el libro completo desde el Sutra del corazón y durante la tarde se canta una parte más breve del libro.

Despúes de los cánticos se hacen tres grandes reverencias o postraciones. El Yikiyitsu suena la campana una vez y luego varias veces en sucesión; con las manos en gassho saludamos. Sacamos el cojín pequeño y lo ponemos, sin hacer ruido, frente a nosostros mientras la campana continúa sonando. Nos mantenemos de pie y en gassho. Al terminar los sonidos en sucesión se oirá un solo campanazo y entonces hacemos una postración completa tocando el cojín con nuestra frene y alzando las manos, con las palmas hacia arriba por encima de nuestras cabezas y paralelas al suelo. Se mantienen las manos arriba mientras vibra el sonido. Cuando se detiene la vibración nos ponemos de pie con las manos en gassho.

Esto se repite tres veces. En la úlima vez, nos ponemos de pie, retiramos el cojín del suelo y lo ponemos en su lugar. La campana sonará tres veces. A la tercera saludamos todos a la misma vez y nos sentamos.

El té
Se sirve por las mañanas y por las tardes. En la mañana el Shoyi suena las maderas dos veces y el Yikiyitsu responde con una campana. Al oírla, saludamos, tomamos la taza y servilleta, ponemos la servilleta frente a nosotros y sostenemos la taza con las dos manos.

En la tarde hacemos lo mismo cuando el Yikiyitsu anuncia, “Sarei”.

Cuando nos están sirviendo el té, sostenemos la taza con una mano. La otra la sostenemos, palma hacia arriba, cerca de la taza. La persona que nos sirve echará té hasta que le indiquemos que es suficiente. Esto lo hacemos levantando la mano abierta un poco.

El té se sirve dos veces. La primera vez debemos aceptar aunque sea un poco. La segunda vez podemos indicar que no queremos con una pequeña reverencia, inclinando la cabeza y torso levemente.

Para tomar nuestro té, esperamos a que le hayan servido al vecino que nos sigue.

Podemos guardar la taza cuando nos hayan servido (o hayamos declinado) la segunda vez. Sin demorarnos, limpiamos la taza con la servilleta y la ponemos en su sitio.

Al salir del zendo
Al terminar una de las sesiones de la madrugada, mañana, tarde o noche, arreglamos nuestro sitio de meditar sacudiendo y arreglando los cojines para la próxima sesión. Si no vamos a volver a usar el lugar, lo dejamos limpio y arreglado para el próximo estudiante. Llevamos la taza y servilleta al Shoyi o a la cocina. Si entramos o salimos del zendo durante el kinjin de descanso o si llegamos tarde al zendo, hacemos una reverencia al Shoyi y después una al salón.

Si tienes dudas pregunta al Shoyi o a los estudiantes de más experiencia.

TÉRMINOS

Gassho Postura de las manos en que se juntan las palmas a nivel del plexo solar, al frente del cuerpo, en ángulo de 45 grados, y se mantien los antebrazos más o menos paralelos al suelo.
Sassho Postura de las manos, izquierda sobre derecha, plegadas planas sobre el plexo solar. Las manos y antebazos deben ir más o menos paralelos al suelo.
Yikiyitsu Figura paternal del zendo que dirige las meditaciones durante el zazen formal.
Shoyi Figura maternal que sirve el té en el zendo y vela por las necesidades y bienestar de todos.
Tan Plataforma, usualmente de madera, en la que se colocan los cojines para el zazen.
Zabuton Especie de colchoneta cuadrada que se pone sobre el tan.
Zafu Cojín, casi siempre redondo, que se coloca sobre el zabuton y sobre el cual nos sentamos. Usualmente se ponen uno o más cojines de sosten pequeños, casi siempre cuadrados, entre el zafu y el zabuton.
Sanzen Entrevista formal privada de cada estudiante con el maestro.
Roshi Gran maestro del zen.
Osho Maestro de zen o sacerdote zen.